EDAD MADURA DE LA MUJER

La edad madura, ¿la más satisfactoria?
Por Beatriz

Los quince años, la pubertad, la adolescencia, la edad en la que toda niña, ya convertida en mujer piensa, en cómo será su vida en un futuro próximo. La edad de rebelarse ante el mundo entero. La edad en la que se despierta de la inocencia a la picardía de aprender a mentir, a soslayar preguntas sin respuestas. Los quince años, los que nos marcarán posiblemente para toda nuestra vida futura, ya que es un tiempo en el que no sabemos lo que es mejor para nosotras, y cualquier opinión ajena a nuestra familia será la más acertada.
Los años más hermosos de toda mujer, que debemos saber aprovechar, porque no volverán jamás, tan sólo los guardaremos como el mejor de nuestros tesoros en nuestra memoria. Probablemente, nadie con esa edad sepa valorarlo, a todas nos ha ocurrido lo mismo. Será el paso del tiempo el que nos haga ver, los años perdidos en nuestra juventud.

Después viene una etapa de calma, de sosiego, en la que, muchas de las mujeres, que han tenido suerte, y han sabido realizar sus sueños, vivirán plenas, satisfechas consigo mismas, y eso, lógicamente deberá reflejarse en su trabajo y en el bienestar de su familia. Los años pasan inexorablemente. Tus hijos crecen, notas como se apartan de tu lado porque ya no te necesitan, cómo, cuando eran pequeños, cuando, por la cosa menos importante del mundo acuden pidiendo tu ayuda, y tú te sientes renacer al poder darles todo tu apoyo.

Ahora te das cuenta, y valoras a tú madre, ahora es cuando ves todo lo que ella se sacrificó por ti, y entonces no lo supiste o no lo quisiste ver. No vemos el sincero amor de madre, hasta que no tienes un hijo, hasta que sientes que lo necesitas más que a nada en la vida. En ese periodo, tú madre ya no estará postergada a un segundo término, cómo la tuviste en los años de tú juventud. Sin darnos cuenta, se ha pasado nuestra vida.

Un año les sigue a otro, y a otro, y así sucesivamente, hasta que notas que te has hecho demasiado adulta, madura, que es la palabra correcta, aunque no nos guste aceptarla. La mujer llega a una edad, en la que nota cómo se la acaba la ilusión. Está aburrida consigo misma, con los suyos, con los demás…, con el mundo entero. Se irrita con facilidad, queriendo descargar el coraje de ver que se le van sus mejores años. El estrés y las prisas del trabajo del día a día pasan factura.

En algunos casos se sentirá feliz porque se habrá realizado plenamente como una persona con una gran dignidad, no cómo alguien que sólo sirve para limpiar la casa, para hacer la comida, para lavar y planchar la ropa, etc, sin tener una palabra de reconocimiento por el trabajo que a veces, a algunas de estas mujeres les puede ocasionar, bien por enfermedad, bien por el poco tiempo del que disponen, por mil cosas que no vale la pena enumerar, pero que son muchas las tareas que al cabo de los años la mujer ha debido llevar a cabo, para sacar adelante su casa, a su familia, a sus hijos, a su pareja.

Todos esperan de ella. Y, todo se lo da. Ella espera sólo un poquito de los suyos, ¿Lo recibirá ? Solo en algunas ocasiones, pero nunca, bajo ningún concepto, habrá reproches, quejas o indignación. Solo, en silencio, mucho dolor. La mujer, ya cercana a lo que vulgarmente llamamos, y de forma un tanto despectiva, la tercera edad, seguirá a pesar de todo, en pie, manteniendo unida a toda los suyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: