¿ COMO PERDONAR?

Perdone y Permítase la Felicidad
Por Alejandra Cardona/Al Día

¿Cuántos años más piensa vivir soportando el dolor que le provoca el recuerdo de esa herida? Seguramente ignora que esa barrera que le aleja de la felicidad, también le va convirtiendo en un ser insensible y puede llevarle a caer en adicciones o sufrir un paro cardiaco.

De acuerdo a la terapeuta Annabella Alarcón de Romero, “el perdón nos da paz interior para poder estar equilibrados y manejar nuestras emociones; si no se sabe controlar una ira le puede dar infarto, si tiene una tristeza muy grande o una alegría le puede dar diabetes”.

El enojo es algo emocional pero incide en el funcionamiento físico de su organismo ya que cuando se enoja la reacción es igual a cuando está estresado: tensión muscular, alteraciones en la circulación, constricción arterial, rechinido de dientes, pesadillas e insomnio.

Una necesidad espiritual

Inevitablemente perdonar está relacionado con el aspecto espiritual y no con religión, lo que se hace evidente en los enfermos terminales de cualquier creencia, quienes antes de morir conceden o solicitan perdón. En su libro Autoliberación interior, Anthony de Mello, explica la espiritualidad como la terapia que va directamente a la raíz del problema y busca romper con las barreras que no dejan a la persona actuar libremente.

De cualquier manera, el perdón ha sido predicado por todas las religiones, como el proceso mediante el cual es posible sanar el alma y vivir a plenitud. Todos los seres humanos son parte del juego y mientras unos hieren adrede, en la mayoría de casos se trata de una actitud equívoca adoptada por personas con ciertas deficiencias.

Por amor propio

La tendencia cultural es la de buscar culpables y acusar, incluso las personas alrededor influyen con comentarios como “no seas tonta” o “no puedes olvidar lo que ella te hizo”. Tampoco existe alguien que esté biológicamente programado para perdonar, mientras que la venganza, como parte del instinto animal, sí responde a uno de los deseos comunes entre los seres humanos.

Será más fácil para quien perdona a otro, el perdonarse a sí mismo y aprender que sus errores son parte del pasado. Actitud que se observa contraria en quienes caen en una adicción, se condenan por eso y culpan a quien les hizo daño.

Perdonar no resulta fácil pero la falta de indulgencia afecta toda la vida y el dolor se convierte en una combinación de sentimientos negativos que se experimenta a diario. Por esta razón, Alarcón se refiere al perdón como “el amor más grande para nosotros mismos porque nos liberamos”.

¿Por qué perdonar?

Perdonar no es una decisión que se toma de la noche a la mañana, pero sí puede convertirse en una actitud para toda la vida con beneficios como:

• No molestarse por la actitud de los demás o situaciones poco importantes.

• Habilidad para comprender acontecimientos futuros y perdonar.

• Mayor autoestima, seguridad y valoración de sí mismo.

• Capacidad para reconocer y perdonar sus propios errores.

• Ser un buen oyente y estar en capacidad para orientar a otras personas en situaciones similares. Humildad y paz interior.

• Menos posibilidades de trastornos emocionales como neurosis, depresiones, ansiedad, adicciones, anorexia o, físicas como artitris, estreñimiento, ataques al corazón, gastritis, úlceras, etcétera.

• Capacidad para manejar emociones y sentimientos.

Segunda Parte
¿COMO PERDONAR?

Lisa tenía nueve años cuando uno de sus familiares
ingresó en su habitación una mañana y como si se tratara del objeto más deseado para satisfacer su enferma necesidad sexual, empezó a acariciarla hasta palpar toda su intimidad.

Por varios años ella vivió con ese recuerdo perdido en su interior y sólo se reencontraba con la escena
cuando discutía con su pareja, llenándose de cólera y rencor. Tomó la decisión de buscar ayuda y después de una corta terapia y voluntad, logró desprenderse del dolor, perdonar al hombre, dejar de culparse a sí misma y estabilizar la relación con su pareja.

PERDONAR ES SU RESPONSABILIDAD
La terapeuta Annabella Alarcón de Romero explica que la dificultad para perdonar se da porque “hacemos un juicio duro de la persona que nos hizo el agravio y no analizamos la problemática, su comportamiento y situación emocional, no vemos qué infancia tuvo, cómo fue su juventud”. Ella señala, como elementos básicos para perdonar, la empatía y espiritualidad.

Mariah Burton Nelson, autora de El corazón incomprendido – 5 claves para el perdón y la libertad, ha establecido los siguientes pasos para perdonar:

1. Hacer conciencia: Requiere recordar y analizar
quién fue el agresor y por qué.
2. Validar el acto: Consiste en conversar con una
persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar,
analizar la situación y dar un buen consejo. De preferencia debe recurrirse a un profesional.
3. Compasión: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano, tratar de comprender lo que le llevó a causar daño. Esto no significa sentirse superior y con derecho a juzgar y culpar porque sería caer en un círculo vicioso.
4. Humildad: Es necesario eliminar el orgullo que actúa como una barrera antes de ceder el perdón.
5. Perdonarse a sí mismo: Significa reflexionar sobre los errores propios, ya se hayan cometido consciente o inconscientemente, perdonarse y superarlos. Este acto debe corresponder a un proceso de aceptación de sí mismo.

Para Burton el paso más importante es el tener
compasión, pues debe cambiarse la imagen del agresor por la de un ser humano y, por tanto, los sentimientos y la reacción hacia éste.

NO DUDE EN HACERLO
1. Cuestione su actitud para desbloquear su mente,
cambiar su posición y abrirse a la idea del perdón. 2. Si acostumbra sentirse herido por pequeñeces, determine por qué surge el malestar. Tal vez descubra que no vale la pena el enojo.
3. Vea las cosas desde afuera, no insista en el papel de víctima y observe su caso como si se tratara de un amigo.
4. Si reconoce que usted es quien tiene mayor culpabilidad, no se quede con la molestia, perdónese a sí mismo y después explique su situación a la otra persona.
5. Considere la existencia de una fuerza superior, con la cual es posible vencer cualquier dolor, renovarse interiormente y seguir adelante.

NO INSISTA
1. No luche contra la realidad, ya no puede cambiar
las cosas que sucedieron ayer, pero tiene un presente que puede modificar y un futuro con nuevas oportunidades.
2. No culpe a los demás por sus reacciones. Si se considera ofendido, no sea usted quien responda saliéndose de sus casillas.
3. No se autoengañe insistiendo estar en la posición correcta y creyéndose todas sus ideas, porque podría caer en prejuicios, temores escondidos o caprichos.
4. No enjuicie a los demás presumiendo tener capacidad para analizar la situación y los personajes.
5. No se quede con sentimientos negativos en su interior porque éstos se acumulan y el daño es mayor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: